Los Anfibios

Información sobre los anfibios

Los anfibios se convirtieron en los primeros vertebrados (animales con espina dorsal) terrestres. Existen alrededor de 4.000 especies. Abarca tres órdenes: los anfibios con cola, formados por las salamandras (también los tritones) y las sirenas; los anfibios sin cola, entre los que se encuentran los sapos y las ranas; y las cecilias, que son similares a los gusanos, carentes de extremidades y ciegos.

Anfibios

Anfibios

Lo más curioso de los anfibios es la capacidad del intercambio gaseoso tanto dentro como fuera del agua, a pesar de que tienen pulmones su cuerpo también actúa como fuente respiración.

Cuando tienes sed, ¿te has preguntado si puedes meterte en el agua y beber a través de tu piel? ¡Claro que no! Pero muchos animales sí son capaces de hacerlo. Estos animales reciben el nombre de anfibios.

¿Cómo son los anfibios?

Son animales vertebrados, al igual que los peces, los reptiles, las aves y los mamíferos. Todos los anfibios tienen huesos, su piel es fina, húmeda y desnuda, es decir, desprovista de escamas. Si has tocado alguna vez una rana, te habrás dado cuenta que es suave, resbaladiza y húmeda, pues en su piel hay unas glándulas que producen una sustancia viscosa que la mantiene mojada.

Los anfibios adultos pueden “beber” a través de la piel, que es capaz de absorber agua. Por ello, muchos no necesitan beber; su piel se encarga de absorber toda el agua que necesitan. Son animales de sangre fría o ectodérmica, como los peces y los reptiles. No pueden regular la temperatura de su cuerpo, por eso, esta depende de la temperatura que hay en el lugar donde viven. Se calientan al Sol, y para enfriarse, se ponen a la sombra. La mayoría son carnívoros. Se alimentan de insectos, crustáceos, caracolitos, gusanos y pequeños peces. Las ranas y las salamandras tienen lenguas pegajosas que despliegan para capturar insectos, arañas y otros animales pequeños. Las cecilias cuentan con dientes afilados con los que agarran a sus presas. Los renacuajos, por el contrario, suelen ser herbívoros.

Grupo de Anfibios

Ranas y Sapos

Tienen el cuerpo rechoncho (grueso y de poca altura). Cuentan con cuatro patas y no tienen cola cuando son adultos. ¿Has visto cómo saltan las ranas cuando te acercas a un charco o a un río? Las patas traseras de las ranas y los sapos están muy desarrolladas, y las utilizan para saltar. Los machos pueden emitir sonidos. Presentan fecundación externa y una metamorfosis compleja. Las larvas, llamadas renacuajos, son muy distintas a los adultos.

Salamandras y tritones

Tienen patas muy cortas y un cuerpo alargado, que termina en una larga cola. No pueden emitir sonidos. La fecundación suele ser interna, y presentan una metamorfosis más sencilla que la de las ranas y los sapos. Las larvas son parecidas a los adultos.

Las cecilias

Tienen el cuerpo alargado y cilíndrico, como el de las lombrices de tierra. Son ciegas y no tienen patas. Su cola es muy corta, y viven enterradas en el fango (lodo glutinoso). Utilizan la cabeza para excavar galerías en el suelo. Pueden ser ovíparas o vivíparas.

Cecilias

Cecilias

Fecundación

La fecundación en los anfibios puede ser interna o externa, pero en la mayoría de especies es externa. En ese caso, tanto el macho como la hembra descargan sus células sexuales en el agua y allí se unen para formar los embriones. Es importante que esta liberación de células sexuales tenga lugar de manera simultánea para asegurar el éxito, por lo que los machos de algunas especies de sapos y ranas agarran a la hembra fuertemente y cuando ésta sufre contracciones y libera sus huevos es cuando él deposita sus espermatozoides.

Huevos de anfibios

Huevos de anfibios

En algunas familias, como en las salamandras, sí puede tener lugar una fecundación interna. En este proceso, el macho se sitúa delante de la hembra y libera sacos de espermatozoides. Entonces la hembra avanza hasta ellos y los introduce en su cuerpo a través de su cloaca y, en ocasiones, ayudándose por sus extremidades.

Alimentación

Los anfibios cumplen con dietas muy variadas, son animales carnívoros y se alimentan de insectos, babosas, gusanos y lombrices, solamente son herbívoros en la fase de renacuajo.

Hábitat

Temperaturas bajas

No son muy comunes los anfibios de temperaturas bajas, aun así encontramos especies de anuros y salamandras.

Zonas boscosas

En zonas algo más al sur, donde el clima todavía se mantiene muy frío pero no tanto, ya se localizan un mayor número de especies de anfibios preparadas para vivir. En este caso aparecen diversos tipos de ranas y sapos como la rana verde, la rana leopardo, la rana del bosque y el sapo americano. En cuanto a las salamandras también tenemos varias especies: la salamandra de puntos azules, la salamandra común y el tritón del este.

Estepa o desierto

Algunas de las adaptaciones de los anfibios en los climas tan secos es la retención extrema de orina. Este mecanismo lo hacen para no perder prácticamente nada de agua mediante la orina y además así consiguen crear un gradiente osmótico que les permite llegar a absorber a través de su piel la poca agua que puedan encontrar.

Otros anfibios lo que hacen es acumular grandes cantidades de agua bajo tierra cuando llueve y desarrollan su vida en el subsuelo. Pueden pasar varios años sin salir al exterior y solo lo hacen para recoger más agua una vez la necesitan o vuelven las lluvias. Algunas especies de anfibios que podemos encontrar en este tipo de hábitat del desierto son: el sapo de puntos rojos, el sapo verde, el sapo de espuelas, el sapo cavador mejicano, el sapo ladrador o el sapo corredor.

Bosques mediterráneos

En las zonas con un clima más temperado y donde hay agua dulce más accesible, los anfibios no tienen dificultades para vivir. Por ejemplo, en hábitats relacionados con los bosques mediterráneos se pueden encontrar diversas especies de ranas, sapos, salamandras y tritones. Los más representativos pueden ser el sapo de espuelas (que ya hemos visto que se puede adaptar a climas más áridos), el sapo común, la rana verde, la ranita de San Antonio, la salamandra común y el tritón jaspeado.

Zonas tropicales y subtropicales

Al igual que con los reptiles, las zonas donde más abundan los anfibios son las cercanas al ecuador. Los climas tropicales y subtropicales con temperaturas elevadas y con precipitaciones los hacen un hábitat ideal para todo tipo de anfibios. Dentro de los anuros, las ranas son mucho más abundantes que los sapos que, como hemos visto, pueden resistir mejor climas áridos. Muchas especies de ranas que viven en la selva tropical son venenosas o tienen colores llamativos. Por ejemplo, en esas áreas geográficas habitan la rana verde de ojos rojos o las ranas puntas de flecha.

La doble vida de los anfibios

Estos son animales muy interesantes, tienen una doble vida. Desde que nacen hasta que se hacen adultos, viven en el agua. Los adultos, en cambio, son terrestres, aunque no suelen alejarse del agua o de zonas que tengan cierta humedad.

Los anfibios son vertebrados ovíparos (ponen huevos). Las hembras depositan sus huevos en el agua o en zonas húmedas, y estos se convierten en larvas, que no se parecen nada a los adultos. Las larvas de las ranas y de los sapos reciben el nombre de renacuajos. ¿Has visto alguna vez renacuajos nadando en el agua? ¿A que parecen pequeños pececitos? Tienen una larga cola y respiran mediante branquias, como los peces. Después de sufrir varios cambios, que reciben el nombre de metamorfosis, los renacuajos se transforman en adultos. Al convertirse en adultos, los anfibios suelen perder las branquias y adquieren pulmones. Además, desarrollan cuatro patas, con las que caminan por el suelo.

Anfibios en peligro

Llevan viviendo en la Tierra más de 300 millones de años. Sin embargo, las poblaciones de anfibios están disminuyendo en todo el mundo. No se sabe con exactitud cuál es la causa. Seguramente, la destrucción de los hábitats o lugares donde viven y la contaminación con insecticidas y otras sustancias químicas sean algunas de las causas que están provocando que cada vez haya menos y menos anfibios. La piel de estos animales es muy fina, y sus huevos carecen de cubiertas que los protejan; por esa razón, son muy sensibles a los cambios que se producen en el medio en el que viven. Por eso los invito a transmitir esta información para salvar a estos y muchos de las bellezas de animales que existen en el mundo.


 

¡Mira más animales asombrosos e interesantes!