Las lombrices, características y tipos | ¿Qué comen las lombrices?

Entre los animales que habitan el suelo, suele hallarse uno muy conocido: «la lombriz», un gusano clasificado como «anélido»

Entre los animales que habitan el suelo, suele hallarse uno muy conocido: «la lombriz», un gusano clasificado como «anélido», es decir, con un cuerpo formado por una serie de anillos.

Para muchos, las lombrices son seres desagradables; para otros, un animal enormemente valioso, por ser un arador extraordinario y una fantástica fábrica natural de fertilizante, gracias a su capacidad de remover, airear y modificar el suelo.

No solo hay lombrices de tierra, también existen lombrices de agua (tanto marinas como de agua dulce),  prefiriendo los ambientes húmedos.

Cerca de 3500 especies de lombrices han sido estudiadas, algunas adaptadas a criaderos, dando vida a un producto de gran interés: el humus de lombriz. Y por si fuera poco, son un alimento indispensable para otras especies, y carnada para pesca.

Sigue leyendo y descubre sus rasgos característicos, hábitat, qué comen, cómo se reproducen y los tipos de lombrices que existen.

¿Qué son las lombrices?

Son «gusanos anélidos», es decir, su cuerpo está dividido en varios anillos o segmentos, clasificados como oligoquetos «del griego oligo (escaso) y queto (pelo)», por las diminutas filas de pelos que recorren su cuerpo, útiles como elementos de agarre durante el desplazamiento.

Su origen es acuático, por lo que especies terrestres aún dependen por completo de la humedad para sobrevivir; tienen hábitos nocturnos y un tiempo de vida estimado de 5 años.

¿Sabías que…? Dos lombrices (de 42.000 y 30.000 años de antigüedad) encontradas en el subsuelo congelado de Siberia, fueron exitosamente revividas por un grupo de científicos en Moscú, convirtiéndose en los seres vivientes más antiguos de la tierra.

Gif de lombriz de tierra

Características de la lombriz

Morfología externa

  • Cuerpo blando, cilíndrico, alargado hacia los extremos, de superficie brillante y dividido en anillos circulares o segmentos, que varían entre 80 y 150 (lombriz terrestre), o 95 (lombriz roja).
  • Tienen simetría bilateral (la mitad del cuerpo es igual a la otra).
  • No poseen parápodos (pies). En su lugar, el cuerpo está rodeado por unos pelos o sedas (quetas) que usa para moverse, y su disposición depende de la especie. Normalmente, exhiben dos pares de sedas en el vientre y dos pares a los lados del cuerpo.
  • El primer segmento de la lombriz es su cabeza, reducida, en cuyo extremo aparece la boca; no tiene dientes, orejas, ni ojos, pero son muy sensibles a la luz.
  • En la superficie del cuerpo se observan unos pequeños orificios (poro genital, excretor, y sensoriales) que comunican la parte interna con el exterior.
  • Tiene un segmento más ancho, llamado «clitelo» que destaca del resto del cuerpo, y cumple funciones reproductivas.
  • La pared exterior del cuerpo está recubierta por una membrana transparente y delgada que segrega una sustancia lubricante (mucus) que contiene nitrógeno, un importantísimo nutriente para el mundo vegetal.
  • El último segmento contiene el ano o pigidio.
  • Tamaño variable, que va de 1 milímetro (especies acuáticas) a 3 metros de longitud (la lombriz de tierra gigante de Australia).
  • Dependiendo de la especie, muestra coloración marrón claro, violeta, amarilla, rosa pálido, grises rojizas, o rojo brillante.

¿Sabías que…? La luz del sol les resulta muy molesta y perjudicial a las lombrices, y si quedan expuestas por algunos minutos a ella, pueden morir.

Morfología interna

La cavidad general del cuerpo de la lombriz se llama «celoma»; es un espacio vacío entre la pared externa y el aparato digestivo, relleno con un líquido maloliente, vasos sanguíneos y cordones nerviosos.

Al igual que su parte externa, la parte interna de la lombriz también se divide en anillos, formados por músculos circulares y longitudinales que permiten su movimiento cuando se contrae y estira.

Sistema digestivo 

El sistema digestivo de la lombriz está formado por la boca, la faringe, el esófago, el buche, la molleja, el intestino y el ano. El buche y la molleja cumplen la función de estómago; el buche almacena el alimento (saco) y la molleja, se encarga de triturarlo.

¿Qué comen las lombrices?

¡Cualquier materia orgánica en descomposición se convierte en alimento para las lombrices! principalmente hojas muertas, hierbas, vegetales, gusanos muertos, heces de animales, bacterias o restos orgánicos. Las especies acuáticas se alimentan además de pequeños crustáceos.

Al alimentarse, puede consumir el equivalente al 90% de su peso corporal, y los restos desechados se convierten en un excelente abono orgánico, rico en nutrientes para el suelo y las plantas (humus).

Sistema nervioso

Consta de un par de ganglios cerebrales unidos a un cordón nervioso central que recibe información (humedad, temperatura, luminosidad, sensación de tacto…) mediante células sensoriales (en cada anillo), y gustativas (en la boca).

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio de la lombriz es cerrado y muy desarrollado, compuesto por cinco vasos sanguíneos principales, uno dorsal situado por encima del tubo digestivo, y cuatro ventrales o secundarios, conectados entre sí para irrigar la sangre por todo el cuerpo.

¿Cuántos corazones tiene la lombriz?

Cuenta con ¡cinco pares de corazones!, o arcos aórticos, estructuras que rodean al esófago y trabajan en conjunto para distribuir la sangre en el cuerpo.

Sistema muscular

Las lombrices poseen una capa de músculos circulares, y otra más gruesa formada por músculos longitudinales,ambas capas permiten el movimiento de su cuerpo, mientras se contrae y estira.

¿Sabías que…? Se han observado lombrices de tierra capaces de remover piedras de ¡más de cincuenta veces su peso!

Sistema excretor

Formado por un gran número de órganos, llamados «nefridios» distribuidos por el cuerpo y conectados al exterior por pequeños orificios (nefridioporos), que permiten drenar los desechos originados.

Sistema respiratorio

La lombriz respira a través de los poros de su piel (respiración cutánea), por lo que debe permanecer húmeda en todo momento para que ocurra el intercambio gaseoso.

Ciertas especies acuáticas poseen unas pequeñas estructuras que salen de la pared del cuerpo y actúan como branquias simples.

¿Cómo respiran las lombrices?   

Al no tener pulmones, utilizan los poros (pequeños orificios) de los tejidos de su piel; la hemoglobina presente en la sangre toma el oxígeno a través de estos y expulsa el anhídrido carbónico, siendo necesario conservar la humedad durante el proceso.

Sistema reproductor

Las lombrices son hermafroditas, es decir, cada individuo lleva los dos sexos. El aparato reproductor masculino consta de dos pares de diminutos testículos y un embudo que contiene el esperma, y se comunican al exterior mediante el poro genital masculino.

El aparato reproductor femenino comprende un par de ovarios, y un embudo con pequeños sacos con huevos que se comunican con los oviductos (tubo que comunica el embudo con el exterior) para salir a través del poro genital femenino.

¿Cómo se reproducen las lombrices?

A pesar de ser hermafroditas (tener ambos sexos), no se fecundan a sí mismas, por lo que necesitan aparearse con otra para procrear. Una pareja de lombrices se atrae por las secreciones de su cuerpo, envueltas en una cápsula mucosa y liberando ambos óvulos y espermatozoides.

La reproducción puede ser sexual o asexual. En la reproducción sexual, la fecundación es cruzada, es decir, que cada lombriz recibe la esperma de la otra y lo mantiene en su aparato genital femenino hasta el momento de la fecundación.

Después del apareamiento, cada lombriz forma un pequeño capullo (ooteca), gracias al líquido segregado por el clitelo (parte más gruesa del cuerpo); allí son almacenados el esperma y los ovocitos (huevos).

Posteriormente, el capullo es depositado en tierra húmeda, y se abre dos o tres semanas después, para dar origen a nuevas lombrices.

La reproducción asexual ocurre al segmentarse o dividirse el cuerpo de la lombriz en varias partes; cada una de ellas puede regenerar el cuerpo de la lombriz.

¿Sabías que…? Puedes distinguir si una lombriz está fecundada observando la parte del clitelo (anillo o segmento más grueso de su cuerpo), si está abultado, ¡pronto pondrá un capullo del que nacerán varias lombrices!

Tipos de lombrices 

Según el hábitat que ocupan, las lombrices pueden ser terrestres, de agua dulce y marinas.

Existen gusanos que, a pesar de ser nombrados también lombrices, no forman parte de los anélidos, como es el caso de las lombrices intestinales Ascaris lumbricoides (nematelmintos) y Tenia o lombriz solitaria (platelmintos).

Tipos de lombrices
Tipos de lombrices

Lombriz de tierra

Habita en casi todas las regiones del planeta (excepto en la Antártida); vive en terrenos húmedos y sueltos, y está continuamente circulando desde las capas superficiales a las profundas, excavando galerías mientras remueve y ventila la tierra, o debajo de las rocas.

Abunda en los huertos y jardines, y es considerada uno de los organismos más importantes del suelo, incrementando la descomposición de la materia orgánica y el reciclado de nutrientes.

Dependiendo del área del suelo en la que viven y su alimentación, pueden subdividirse en: epigeas, endogeas y anécicas.

Lombrices de tierra epigeas

Son especies de pequeño tamaño y coloración rojo brillante o marrón, que habitan en la superficie del suelo (horizonte orgánico), a una profundidad que varía entre 5 a 30 centímetros.

Están adaptadas a las condiciones variables de la superficie y se alimentan de materia orgánica (hojas secas, estiércol). Raramente forman madrigueras.

La especie epigea más conocida es la «lombriz roja californiana o rallada (Eisenia foetida)»,de origen euroasiático, pero debe su nombre a la localidad California, lugar donde fue descubierto sus beneficios en la producción de abono orgánico (humus).

Su adaptación a un amplio rango de temperaturas, la capacidad de alimentarse de cualquier residuo orgánico, su rápida reproducción y la forma de trabajo intensivo para descomponerlos, catalogan a la lombriz roja californiana como una de las especies de mayor interés.

La tierra que pasa por su cuerpo es transformada, y ¡sus excrementos alcanzan 5 veces más nitratos, 7 veces más Fósforo, 11 veces más Potasio, 2 veces más Calcio y 2 veces más Magnesio que un suelo común!

Otras variedades de lombrices de tierra epigeas son: Lumbricus castaneus, Helodrilus oculatus, Dendrodrilus rubidus, Dendrobaena octaedra…

¿Qué es el humus de lombriz?     

El humus de lombriz es el mejor abono para la agricultura, y proviene del proceso de digestión de ciertas especies de lombrices (epigeas), que se encargan de reciclar en su intestino la materia orgánica que consume, y transformarla en fertilizante.

Este proceso natural que realiza la lombriz, es recreado en los criaderos, mediante la técnica de vermicompostaje (lombrices presentes en el compost), controlando las condiciones de luz, temperatura y humedad.

El resultado es un abono ecológico, llamado «humus de lombriz», el mejor fertilizante orgánico para los cultivos, rico en flora microbiana, nitrógeno, fósforo y potasio.

La lombriz roja californiana (Eisenia foetida) es la más usada; también son empleadas la lombriz roja africana (Eudrilus eugeniae), la lombriz roja de Taiwán (Perionyx excavatus) y la lombriz roja nocturna  (Lombricus rabellus).

¿Sabías que…? En el antiguo Egipto, las cualidades de la lombriz en la fertilización de los suelos eran bastante conocidas, y eran tan cuidadas, que si alguno se atrevía a exportar fuera del reino una sola lombriz, podía ser castigado, ¡incluso con la pena de muerte!

Lombrices de tierra endogeas

Viven en el interior del suelo de manera permanente, a una profundidad de 50 centímetros, en galerías (túneles) horizontales que excavan con su cuerpo; se alimentan principalmente de la materia orgánica de la tierra, o bien la que es arrastrada por la lluvia u otros organismos.

Su coloración es pálida, y varía entre rosa, gris y verde claro. Como nunca abandonan la galería donde habitan, esta se va llenando de sus heces, suministrando nutrientes al suelo.

Variedades: Allolobophora chlorotica, Octolasion lacteum, Apporetodea rosea…

Lombrices de tierra anécicas

Son de gran tamaño y presentan colores pardos, oscuros; habitan en madrigueras o galerías verticales, en forma de U, que pueden extenderse a varios metros de profundidad.

Se alimentan de restos de plantas y suelo, que encuentran en la superficie al salir por la noche y arrastran hasta la galería, y cumplen un papel fundamental en la aireación y acondicionamiento del suelo, transformando las propiedades de la tierra.

El ejemplar característico de esta categoría es la lombriz de tierra común (Lombricus terrestris), que gracias a sus excavaciones verticales facilita el flujo del agua a través del suelo y el transporte de nutrientes hasta las capas profundas.

También resalta el género de lombrices gigantes (Megascolecidae), con especies como la lombriz gigante de Gippsland en Australia que mide 3.7 metros de largo.

Otras variedades son: Didymogaster sylvaticus, Lumbricus friendi, Aporrectodea longa…

¿Sabías que…? Un experimento llevado a cabo por investigadores de la Wageningen University, en los Países Bajos, reveló que las lombrices de tierra son capaces de reproducirse en un suelo con características idénticas al que existe en el planeta Marte.

Lombriz de agua dulce

Vive en el fango, asociada a hábitats de agua dulce como estanques, humedales, orillas de los ríos, pantanos, pozos, aguas subterráneas… Son muy delgadas, su tamaño varía entre 1 milímetro y 3 centímetros de largo y se alimentan de bacterias y restos orgánicos.

Ciertas especies tienen forma parecida al musgo y color rojizo, que les permite capturar el alimento mientras se mueve de forma llamativa.

Variedades: Tubifex, Naidinae, Olavius algarvensis, Lumbriculus variegatus…

Lombriz marina

Muy pocas especies de lombrices son marinas. Comúnmente son de color blanquecino; se incluyen en las familias «enquitréidos y  tubificidae» y abundan en regiones frías, desde la costa hasta zonas de gran profundidad.

Variedades: Branchiura,Enchytraeus albidus, Ainudrilus angustivasa…

¿Las lombrices dañan las plantas?

A pesar de los innumerables beneficios que aportan las lombrices al suelo y los ecosistemas, algunos opinan que su actividad puede traer efectos negativos para las plantas,como un excesivo nivel de nitrógeno, provocando plantas más frágiles, o daño a sus raíces, dejando de crecer.

Otros indican que solo representan un problema cuando no existe control en la población. En todo caso, son más los argumentos positivos sobre sus aportes de  nutrientes y minerales esenciales para el correcto desarrollo de las plantas.

¿Sabías que…? El filósofo griego Aristóteles bautizó a las lombrices como «los intestinos de la tierra», por sus múltiples beneficios y su movilidad en el suelo.

¡Compártelo en tus redes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustó el artículo? ¡Apóyanos compartiéndolo!

Si te sirvió la información, puedes apoyarnos compartiéndolo en tu red social favorita, así podemos seguir creando más contenido y que más personas se mantengan informadas, muchas gracias.