Gusanos marinos | Tipos, características, dónde viven y de qué se alimentan

Los gusanos marinos tienen diversidad de tamaños y formas, colores llamativos, que van desde señales de advertencia hasta iridiscentes

El mar, cuyas profundidades encierran grandes enigmas, es el hogar de una extraordinaria diversidad de animales, con características tan fascinantes como las que muestran «los gusanos marinos», el grupo más variado del Filo de los Anélidos (pequeños anillos).

Diversidad de tamaños y formas, colores llamativos, que van desde señales de advertencia hasta iridiscentes (los colores del arco iris), y especies con la capacidad de paralizar a sus presas gracias a un veneno altamente tóxico, son solo algunas de sus cualidades.

Hasta ahora, se han descubierto más de 15 mil especies, agrupadas en 70 familias con 1600 géneros distribuidos por todo el mundo y adaptados a ambientes mayormente marinos, destacando los arenícolas, el gusano de fuego, plumeros de mar y el gusano Bobbit.

¿Quieres conocer más sobre ellos? ¡Aquí encontrarás todo sobre los gusanos marinos!

Gusanos Marinos

¿Qué son los gusanos marinos?

Son animales pertenecientes al Filo «Anélidos» y a la clase «Poliquetos (Polychaeta)», es decir, su cuerpo es anillado, dividido en segmentos y posee muchos quetos (sedas) o estructuras semejantes a pelos.

Se les conoce también como «poliquetos marinos» y por su forma, guardan relación con las lombrices de tierra y las sanguijuelas.

Tipos de gusanos marinos

Según su forma de vida, los gusanos marinos se clasifican tradicionalmente  en dos tipos o subclases: errantes y sedentarios.

Gusanos marinos errantes

Tienen vida libre, con gran capacidad de movimiento gracias a formaciones muy finas (a modo de pelos) que se proyectan al exterior del cuerpo (sedas) a través de estructuras llamadas parápodos, que les permiten nadar, arrastrarse, anclarse…

Son activos depredadores y habitan bajo las rocas, en arrecifes de coral o en excavaciones que hacen en la arena o en el fango.

via GIPHY

Entre los ejemplares errantes están: gusano de fuego (Hermodice carunculata), gusano Bobbit (Eunice aphroditois), ratón de mar (Aphrodita aculeata), Alitta virens, Ophiodromus flexuosus…

¿Sabías que…? Cuando el gusano de fuego (Hermodice carunculata) se siente amenazado, eriza sus quetas (filamentos) que poseen un veneno neurotóxico, y al tener contacto con la piel se introducen en ella, rompiéndose y causando dolor, enrojecimiento e hinchazón.

Gusanos marinos sedentarios

Se caracterizan porque no se desplazan, sino que habitan en tubos o enterrados en excavaciones en la arena, y sus parápodos (estructuras del cuerpo que llevan las quetas o pelos) suelen ser pequeños.

Son sedimentívoros, es decir, se alimentan filtrando las partículas presentes en el agua, moviéndola gracias a estructuras especializadas como coronas con radiolas (expansiones en la cabeza) o largos y móviles palpos (tentáculos).

Se dividen a su vez en: tubícolas y excavadores.

Gusanos marinos tubícolas

Habitan dentro de un tubo sólido que ellos mismos construyen hecho de mucus (quitina), de la mezcla de mucus con materiales que encuentran disponibles a su alrededor (sedimento fino, fragmentos de conchas y algas…) o de carbonato de calcio.

Los tubos pueden ubicarse en la superficie de las rocas, estar enterrados o colocados entre los sedimentos, y le sirve como medio de protección tanto de los depredadores como de agentes contaminantes.

Ciertas especies (serpúlidos, espirórbidos) pueden ocupar otras estructuras (conchas de otros organismos).

Los gusanos marinos tubícolas tienen una movilidad muy reducida, y proyectan fuera de su tubo solo las estructuras alimentarias y/o respiratorias.

Algunos ejemplares tubícolas son: plumero de mar (Sabellastarte spectabilis), gusano árbol de navidad (Spirobranchus giganteus), espirógrafo (Sabella spallanzanii), gusano albañil (Lanice conchilega), gusano de abanico (Serpula vermicularis)…

Gusanos marinos excavadores

Viven de forma permanente en galerías que excavan en los fondos arenosos o en el fango, comúnmente en forma de «J», abierta en un extremo, y «U», abierta en ambos extremos, y tapizadas por secreciones del propio gusano (quitina).

Entre los ejemplares excavadores, están: gusano de cebo (Arenícola marina), Abarenicola affinis,  gusano de pergamino (Chaetopterus), Mesochaetopterus rogeri, Orbinia latreillii…

Existen otros tipos de gusanos marinos llamados planarias marinas, pero no pertenecen al filo Anélidos; en su mayoría, parásitas, y forman parte de los Platelmintos, diferenciándose porque su cuerpo no está segmentado (dividido).

¿Sabías que…?  En el 2020, se desarrolló el proyecto «Mónaco» en Francia, que consiste en un ensayo clínico para administrar a enfermos de covid-19 una solución a base de sangre del «gusano marino arenícola», por sus propiedades altamente oxigenantes.

Características de los gusanos marinos

Morfología externa

  • Cuerpo blando, de forma variable (cilíndrico, alargado, ovalado, cinta…) dividido en segmentos que se repiten (metámeros).
  • A nivel general, se distingue cabeza (prostomio), tronco (metastomio) y región posterior (pigidio).

Si es errante (gusano marino móvil), la cabeza muestra órganos sensoriales como un par de antenas cortas, cuatro pequeños ojos y un par de palpos (tentáculos) asociados a la boca, además de una faringe con mandíbulas y dientes duros (trompa).

Partes del cuerpo de los gusanos marinos
Partes del cuerpo de los gusanos marinos

Si es sedentario (gusano marino inmóvil), la cabeza está reducida y no poseen ni antenas, ni ojos.

En algunas especies de gusanos marinos, la parte superior de la cabeza se extiende hacia atrás, formando un escudo o placa de cuello (nucal). Asimismo, pueden tener glándulas venenosas acopladas a sus mandíbulas.

El tronco contiene gran número de segmentos, y a cada lado, pequeños apéndices o agregados que salen al exterior, llamados «parápodos», formados por muchos hilos o sedas (quetas), útiles para desplazarse y respirar, cuyo número, forma, y tamaño es variable.

En ciertas especies, el tronco puede separarse en tórax y abdomen (gusanos marinos sedentarios o inmóviles).

En la región posterior (o pigidio) se sitúa el ano y otras estructuras accesorias.

  • Coloración diversa: transparentes o blancos, azules, verdes, rojos, amarillos, naranja, púrpuras o combinados con tonos brillantes. Algunos muestran bioluminiscencia (crean una reacción química que produce luz).
  • Tamaño promedio: 5 a 10 centímetros; algunos son diminutos, y otros, alcanzan varios metros de longitud.

¿Sabías que…?  El gusano marino gigante «Eunice aphroditois o gusano Bobbit» habita en los océanos de todo el planeta y ¡puede alcanzar los 3 metros de longitud! y está dotado de mandíbulas y toxinas que lo convierten en un peligroso y temible depredador.

Morfología interna

Sistema tegumentario (Piel)

El cuerpo del gusano marino está cubierto por una cutícula o película muy delgada, transparente, y una epidermis (capa externa de la piel), que posee glándulas productoras de mucus.

Sistema nervioso

Formado por un ganglio central (cerebro) y un par de cordones nerviosos que recorren todo el cuerpo, y reciben información de los órganos sensoriales (antenas, ojos, tentáculos…) presentes. Está más desarrollado en los gusanos marinos errantes (móviles).

Algunos gusanos marinos presentan órganos del equilibrio (estatocistos).

Sistema muscular

El cuerpo del gusano marino posee capas musculares (longitudinales y circulares) que le facilitan la movilidad.

Sistema circulatorio

Sistema circulatorio cerrado; consta de dos vasos sanguíneos conectados entre sí: un vaso dorsal (equivalente a un corazón), encargado de impulsar el líquido interno a través del cuerpo, y un vaso sanguíneo de retorno, atravesando todos los segmentos o anillos.

La sangre (líquido interno) suele ser incolora, aunque puede presentar pigmentos respiratorios (hemoglobina).

Aparato respiratorio

Respiran mediante branquias, que son estructuras respiratorias formadas por expansiones distribuidas por todo el cuerpo que actúan como filtros, o por respiración cutánea, a través de la pared corporal.

Ciertas especies almacenan oxígeno o pueden cambiar a respiración anaerobia (no requiere oxígeno) durante horas o días.

Aparato digestivo

Está compuesto por un tubo que recorre el largo del cuerpo, y se extiende por: boca, faringe, esófago, estómago, intestino, culminando en el ano.

Algunas especies (errantes o móviles) poseen estructuras especializadas, como trompas o faringes dotadas de mandíbulas fuertes; otras (Osedax) no tienen ni boca ni estómago, sino una especie de raíz que le sirve para absorber los nutrientes.

Aparato excretor

Los gusanos marinos eliminan los desechos mediante los «nefridios», pequeños poros distribuidos en el cuerpo, con ayuda de un tejido llamado cloragógeno ubicado en el tubo digestivo.

Aparato reproductor

Las glándulas reproductoras (gónadas) son sencillas; casi todas las especies poseen sexos separados, y algunas son hermafroditas (ambas células sexuales).

Sus órganos reproductores no son permanentes; en las especies más evolucionadas los gametos (células sexuales) suelen encontrarse en el área abdominal en forma de pequeños bultos hinchados.

¿Sabías que…?  El gusano verde bombardero «Swima bombiridis» debe su nombre por lanzar pequeñas bombas luminosas con un intenso color verde para defenderse de los predadores.

¿Cómo se reproducen los gusanos marinos?

La mayoría de los gusanos marinos se reproducen de forma sexual; los gametos (ovocitos y esperma) son liberados en la columna de agua y ocurre la fecundación externa.

Del huevo fecundado, se desarrolla una larva (trocófora), que se transformará en adulta, adoptando un cuerpo alargado y dividido en segmentos o pequeños compartimentos.

En muchos casos los huevos son protegidos por las hembras, manteniéndose adheridos a su cuerpo, dentro del tubo donde habita o en masas gelatinosas. Ciertas especies (Cirratulidae) retienen el huevo y el embrión dentro de su cuerpo (viviparismo).

También puede reproducirse de forma asexual; en este caso, gracias a su capacidad de regeneración, a partir de un solo fragmento del cuerpo, es posible el desarrollo de un nuevo organismo (gemación o fragmentación).

Ciertas especies (Syllidae, Eunicidae) desarrollan un proceso increíble llamado «epitoquia», a través del cual, el cuerpo o una parte de él se convierte en una estructura reproductiva (epitoco), repleta de huevos o esperma, abandonando su hábitat para llegar a la superficie y reproducirse.

¿Sabías que…? La especie «Antarctonemertes riesgoae» tiene una estrategia reproductiva única: la hembra crea una envoltura e ¡incuba sus huevos como las gallinas! y no solo eso, sino que exhibe una conducta defensiva cuando los capullos son molestados.

¿Dónde viven los gusanos de mar?

Se encuentran distribuidos a nivel mundial en todos los ambientes marinos (muy pocos de agua dulce), desde zonas lagunares e intermareales y de playa, hasta las más profundas, incluyendo las áreas cercanas a fuentes volcánicas submarinas.

También es posible encontrarlos en medios inusuales como afloramientos de hidrocarburos, fondos de mares polares cubiertos por el hielo, huesos de ballena que caen al fondo, restos flotantes de materia inorgánica…

Algunas especies son capaces de vivir en ambientes terrestres húmedos.

Viven de forma libre (errantes) en excavaciones sobre el sedimento y en tubos que construyen ellos mismos (sedentarios).

¿Sabías que…? La especie «Osedax» es conocida por ser un gusano marino que devora cadáveres de ballenas grises, excavando galerías en sus huesos para llegar a la grasa de la que se alimentan.

¿De qué se alimentan los gusanos marinos?

Los gusanos marinos tienen distintos hábitos alimenticios, según su forma de vida: algunos son depredadores, carroñeros (consumen animales muertos) u omnívoros (se alimentan tanto de animales como de vegetales).

Otros son sedimentívoros, es decir, filtran la arena o fango que consumen directamente con su boca mientras excavan el sustrato, o agitan el agua gracias a tentáculos y radiolas (estructuras en la cabeza) para recolectar el alimento suspendido.

¿Sabías que…? El gusano marino «Leocratides kimuraorum» emite los sonidos más fuertes bajo el agua conocidos (157 decibelios) mediante una simple contracción muscular, y es tan poderoso que puede romper pequeños frascos de vidrio.

Importancia ecológica

Debido a su abundancia, forma de vida y alimentación, los gusanos marinos juegan un papel fundamental en el reciclaje de la materia orgánica marina, y ayudan a renovar el agua presente en los poros de las rocas, oxigenando el sedimento al removerlo.

Ciertas especies (capitélidos, terebélidos) son bioindicadores de la calidad del agua; además representan un alimento importante en la dieta de otros organismos (peces e invertebrados marinos), y son usados como cebo para pescar.

¡Compártelo en tus redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.