Los Gecos o Geckos

Descripción

Los Gecos, también conocidos como Geckos o Gekkotas, pertenecen al orden de los saurios.

Son lagartos pequeños, y existen más de 1.500 especies.

Se pueden encontrar en prácticamente cualquier parte del planeta, y tienen la piel bastante flexible.

Características

Los gecos tienen los ojos, los pies, y los dedos de los pies relativamente grandes.

La flexibilidad de su piel se debe a que poseen escamas pequeñas. No obstante, estas escamas les proporcionan menos protección a su cuerpo.

Sus patas poseen propiedades que les permiten adherirse a muchos tipos de superficie sin necesidad de líquidos o de tensión superficial.

Se pueden encontrar con coloraciones desde marrones hasta grises, algunos con colores vistosos y otros que se pueden camuflar o cambiar de color.

La mayoria presentan hábitos nocturnos y poseen adaptaciones para este medio, como ojos grandes con pupilas verticales.

Cuando están en presencia de un depredador (aves, mamíferos y otros reptiles) suelen mantener una defensa pasiva, ya sea con un buen camuflaje, o adquieriendo una postura lenta, casi como si estuviera dormido, seguramente para simular que está muerto, a diferencia de otros lagartos que saldrían huyendo en esta situación.

Muchos individuos de este grupo tienen la capacidad de soltar la cola cuando se encuentran bajo amenaza. Ésto les permite generar un señuelo para poder escapar cuando se enfrentan a un depredador.

Son uno de los pocos reptiles que pueden producir sonidos complejos, y debido a esto obtenienen el nombre de «geckos», pues emiten una especie de chasquidos, principalmente en la época de apareamiento. Además, tienen otros sonidos similares a chirridos, silbidos, o ladridos.

Geco luego de soltar su cola

Geco luego de soltar su cola

Alimentación

Todas las especies son carnívoras e insectívoras. Incluyen en su dieta a otros invertebrados, como escorpiones, arañas, y ciempies. Aunque no es usual, se ha observado canibalismo en algunas especies, siendo las crías las principales víctimas.

Hábitat

Los gecos se pueden encontrar en una gran cantidad de lugares; desde hogares, edificios, campos, y bosques, hasta selvas. Sin embargo, la mayor abundancia de especies se puede encontrar en el trópico, donde el clima es más cálido. Además, la mayoría de gecos se encuentran principalmente entre árboles.

Solo algunas especies son tolerantes al frío y se pueden encontrar entre las montañas.

También existen especies muy llamativas que son conservadas como mascotas.

Reproducción

Además de reproducción sexual como la mayoría de los reptiles, en algunas especies las hembras tienen la interesante capacidad de reproducirse sin la necesidad de un macho. Por otra parte, son ovíparos, aunque también existen ovovíparos, que a pesar de desarrollar a sus crías en huevos, estos se mantienen dentro de su cuerpo por lo que terminan naciendo vivos. Colocan 1 o 2 huevos por puesta, los cuales son de cáscara dura y relativamente grandes.

Generalmente no hay cuidado por parte del padre. Son de desarrollo rápido y de vida corta, y los jóvenes alcanzan la madurez sexual entre los 6 y 12 meses de vida, dependiendo de la especie. Por otra parte, el embarazo es relativamente largo, aproximadamente 14 meses.

Geco en su hábitat

Geco en su hábitat

Amenazas

Entre los depredadores de los gecos se incluyen mamíferos, pájaros, lagartos, y serpientes grandes.

Actualmente no poseen ningún riesgo de extinción.


 

¡Mira más animales asombrosos e interesantes!